viernes, 2 de mayo de 2008

La emoción de cantar en el Teatro Falla

Pasodoble de presentación de la comparsa "La Banda del Capitán Veneno" de Juan Carlos Aragón Becerra (2008), que ha pasado desgraciadametne a la historia por haber sido el primer pasodoble "robado" y colgado en Internet antes de su debut en el Gran Teatro, como muestra de lo que hace alguien que desprecia el Carnaval y el trabajo de muchas personas. En el narra lo que ese individuo/a no sentirá nunca, la emoción de cantar en "La casa de los ladrillos coloraos" en la noche de la Final. Con un tipo que me recuerda al Sargento Pepper y la Banda de corazones solitarios de los Beatles, se presenta esta comparsa envenenada por el veneno del Carnaval. En su forillo los cuatro pilares de Cádiz : El Carnaval, la Semana Santa (representada por el Nazareno), el Cádiz CF (representado por Mágico González) y La Caleta. Aragón vuelve al Falla, de punta jurado y es el único miembro de la Banda disfrazado en negro.

La primera versión está cantada a dos voces (tenor y segunda); abajo del todo está tal y como se cantó el primer día en la sesión de preliminares del concurso. ¡Que disfrutéis!


Si caminito del Falla, el corazón te palpita
de esa manera canalla, que rompe y estalla igual que un cañón.
Es que mil cosas bonitas van a pasarte esta noche.
Sentirás que por fin a tu puerta otra vez han llamado los dioses.

Te lo digo paisano porque yo viví una noche de esas,
no quedaban más gritos que el de nuestras manos
llamando a la suerte, ni más miedos que ver
como a cada mujer le temblaban las piernas.

Abra ese telón,
que la función ya no se puede alargar más,
que ya no queda libre un palco, ni un rincón,
que está acabando con nosotros la Final.

Abra ese telón,
que el corazón me está volviendo a palpitar,
que no me acuerdo ya de la presentación,
ni de los dos cuplés que vamos a cantar.

Y entre las negras y calientes bambalinas,
cuando gritan campeones,
por quince los corazones,
sus latidos multiplican.

Y mira si lo que te acabo de contar
fue más bonito y más tremendo que ganar esta final
y más divino y celestial ¡ay, queridísmo paisano!
Que loquito de envidia, hasta Dios esa noche
volvió a hacerse hombre por ser gaditano.

No hay comentarios: